Paso a paso por Zapopan: un recuento de la campaña

Durante los dos meses que duró mi campaña como candidato a la presidencia municipal de Zapopan, tuve la oportunidad de conocer más a fondo nuestro municipio y de dialogar cara a cara con sus habitantes. Fueron días de mucho trabajo, días que pude conocer de cerca las historias, la visión y la fuerza de los ciudadanos que diario le dan vida a la ciudad.

Experiencias que me motivaron y me llenaron de valor para seguir adelante con este proyecto por una ciudad mejor.

Los recorridos en las colonias zapopanas proyectaron una visión más clara de lo que sucede actualmente en nuestra ciudad, así como el desequilibrio que se vive de una zona a otra a pesar de que somos uno de los municipios más ricos del país. El crecimiento desordenado que ha afectado a miles de familias con las que tuve oportunidad de platicar, de buscar juntos soluciones para los problemas que enfrentan diariamente. Nada se compara con ese sentimiento de cercanía y comprensión que se sintió en cada una de mis visitas, con la confianza de la gente y los compromisos que hicimos para construir juntos un futuro mejor.

Los encuentros en universidades fueron otra de las actividades revitalizantes dentro de todos los días llenos de trabajo. Tener la oportunidad de crear puentes en donde muchos otros políticos han creado muros es siempre un privilegio. Visitar el CUCEA, la Universidad Marista, el ITESO, la UNIVER, la Universidad Cuauhtémoc y más, me dio la oportunidad de  escuchar las distintas opiniones de los estudiantes, sus experiencias, aceptar sus cuestionamientos y responderlos de frente, sin censurar en ningún momento a ninguno porque de eso se trata la democracia, de construir teniendo como base la participación ciudadana y sin dejar fuera a los jóvenes, que son la fuerza de nuestra sociedad. Con ellos también viví el Unplugged, una noche en la que dialogamos, propusimos y creamos un espacio de convivencia donde hubo confianza, apertura, música y baile. Porque sólo con diálogo y honestidad se pueden hacer buenos gobiernos.

Por eso, desde el inicio de mi campaña los ciudadanos han sido el eje central en torno al que ha girado todo, y me propuse incluir actividades que me permitieran conocer todos los puntos de vista posible, todas las opiniones sin importar género o edad. Zapopan con Ojos de Niño, por ejemplo, me enseñó cada domingo cómo ven a nuestra ciudad cientos de niños zapopanos y a través de sus dibujos también pude saber cómo sería su ciudad ideal. También tuve la oportunidad de conocer la visión de las mujeres zapopanas, en el encuentro que tuvimos en la Cámara de Comercio. Ver a la ciudad desde la perspectiva de una mujer emprendedora que tiene que enfrentarse a trámites burocráticos y trabas del gobierno, desde la mirada de una ama de casa y madre de familia que no puede irse a dormir tranquila sabiendo que sus hijos no han llegado a casa o desde el lugar de una mujer discapacitada que se enfrenta todos los días a una ciudad y una sociedad que no parece del todo lista para dejarla vivir plenamente.

Hoy, tengo más claro que nunca que Zapopan nos necesita. Hemos vivido en silencio y con miedo de las autoridades, aguantando abusos y actos corruptos pero estamos listos para cambiar el rumbo de las cosas. Hoy tenemos en nuestras manos el futuro de la ciudad y juntos vamos a construirlo como siempre lo hemos querido. 

Regístrate y recibe noticias

* indicates required